Antofagasta Minerals busca construir un proyecto de infraestructura complementaria en Minera Los Pelambres y una planta de desalación de agua de mar.

El primer proyecto de inversión en 14 años, por un monto total de US$ 1.100 millones, ingresó ayer Minera Los Pelambres, filial de Antofagasta Minerals (AMSA), el brazo minero del grupo Luksic. Esto, pese al escenario de bajos precios que mantiene detenida la mayoría de las inversiones en ese sector.

La empresa ingresó al Sistema de Evaluación Ambiental (SEA) de la Región de Coquimbo un estudio de impacto ambiental (EIA) del proyecto “Infraestructura Complementaria”. La iniciativa “es clave para potenciar la competitividad de Pelambres y poder afrontar este período de menores precios en la industria del cobre, ya que nos permite asegurar que la compañía mantendrá su producción estable en torno a 400 mil toneladas de cobre fino por año”, informó Iván Arriagada, presidente ejecutivo de Antofagasta Plc, matriz de AMSA.

Como en todos los yacimientos, la ley del mineral -tonelada de mineral extraída por roca removida- ha ido cayendo en los últimos años. La Región de Coquimbo, donde se ubica la mina, es una zona de escasez hídrica y mientras más duro se pone el mineral, más agua se necesita. Por eso, la empresa optó por ingresar este proyecto que, por un lado, pretende construir una planta desalinizadora en Planta Chungo y, por otro, reforzar el sistema de molienda con la construcción de dos nuevos molinos en Planta Chacay.

“De esta forma, vamos a recuperar los niveles de producción que tenía Pelambres”, explicó Robert Mayne-Nicholls, gerente general de la minera.

La planta desaladora estará ubicada en Los Vilos y contará con un sistema de impulsión con el objetivo de asegurar el suministro de agua industrial para la operación minera. Este último fue uno de los compromisos que adoptó la empresa del grupo Luksic con la comunidad de Salamanca en marzo de 2015, donde se estableció que cualquier necesidad adicional de agua de la operación se abastecería con agua de mar.

Este proyecto hará que cambie la capacidad de procesamiento del mineral, pero no aumentará la producción. Sin embargo, esta infraestructura sería necesaria para una eventual expansión de Minera Los Pelambres, que podría concretarse en el futuro e involucraría recursos por unos US$ 1.400 millones.

Aprendizaje

En marzo, Antofagasta Minerals -que lleva 16 años operando en la zona- inició un proceso de participación ciudadana anticipada en Los Vilos y Salamanca, y además de presentar las características del proyecto, recibió opiniones sobre la nueva inversión. “Queremos que sea un proceso ejemplar, con alta participación de la comunidad y de los organismos técnicos competentes. Lo vemos como una oportunidad para seguir impulsando una nueva forma de relación con la comunidad”, sostuvo Arriagada.

Recién el año pasado, y luego de casi 15 años enfrentados a la comunidad vecina de Caimanes, en la provincia del Choapa, la minera avanzó en un acuerdo que sumó un total de US$ 36 millones distribuidos en una serie de obras y planes de desarrollo para la localidad.

El principal problema giraba en torno al tranque de relaves El Mauro, obra en donde la Justicia declaró insuficiente el plan de ejecución de obras presentado en marzo de 2015 y ordenó su demolición.

400 mil toneladas de cobre fino será la producción que la compañía podrá mantener de concretar este proyecto de inversión ingresado ayer al SEA.

3.300 trabajadores contratará el proyecto en su etapa de construcción, y cerca de 1.000 personas serán de las zonas aledañas a la mina.

US 36 mills. en obras y planes  de desarrollo involucró la propuesta de acuerdo ofrecida por Los Pelambres a la comunidad vecina de Caimanes.

Fuente: www.economiaynegocios.cl