En los últimos tres meses se ha dado una correlación superior a 80% entre los precios del petróleo y del cobre. Según estimaciones del académico de la Universidad Católica Gustavo Lagos, por cada US$ 1 que baja el precio del barril de crudo, el valor del cobre se reduce en 3,8 centavos por libra.

Añade que, según información de la consultora Wood Mackenzie, por cada dólar que baja el barril de petróleo, los costos de producir cobre a nivel mundial se reducen cerca de 0,1 centavos por libra. Esto permite concluir que en los últimos tres meses habría una reducción de 3 centavos por libra solo como efecto del petróleo. “Hay que recordar que los costos de producir cobre bajan mucho más lento y menos en cantidad que el precio del cobre”, asegura.

Lagos asevera que el precio del cobre depende en gran medida de cómo se mueve el precio de los demás commodities , en especial el crudo, que ha arrastrado a muchos inversionistas a abandonar este negocio. “Los inventarios de cobre han bajado 8% en los últimos 45 días, y a pesar de ello el precio no sube”, advierte el académico.

El precio del petróleo está cerca del mínimo, pero aún no ha llegado a su tope, analiza Lagos, y explica que por ello el precio del cobre no debería descender bajo los US$ 2 por libra, “a menos que el petróleo WTI se cotice bajo los US$ 36 por barril”.

El crudo ha perdido el 23% de su valor en poco más de un mes, y el viernes cerró a US$ 35,62, luego que la OPEP decidiera no recortar su producción de 2016. Incluso advirtieron que en la medida en que Estados Unidos levante las sanciones contra Irán, este actor podría aportar 500 mil barriles diarios de crudo. Esto, sumado a los 30 millones de barriles (mdb) por día de la OPEP y los 9 mdb que producen los norteamericanos, no hace más que mostrar la saturación que vive el mercado, producto de una gran oferta y una débil demanda.

La Agencia Internacional de Energía (AIE) estima que el crecimiento de la demanda mundial de petróleo será el próximo año de 1,2 mdb, por debajo de los 1,3 mdb previstos para el cuarto trimestre de 2015 y lejos del alza de 2,2 mdb entre julio y septiembre.

Demanda
La oferta de petróleo sigue aumentando mientras se proyecta que la demanda podría seguir cayendo. El crudo es el commodity más golpeado, y todavía no habría tocado fondo.