Fue como si despertaran de un largo y feliz sueño. Tras años de altos precios de los principales minerales, los grandes conglomerados mineros enfrentan este 2015 marcado por el desplome generalizado de las cotizaciones de los commodities , haciendo ajustes corporativos, reduciendo costos, despidiendo a parte del personal y vendiendo activos. Pese al esfuerzo, las compañías han visto caer violentamente sus ganancias y algunas ya tienen abundantes pérdidas.

Las llamadas mineras majors explican que es un problema global y que no se soluciona el próximo año. Las perspectivas son aún más pesimistas para 2016.

BHP Billiton anticipa que solo a partir de 2019 habrá un déficit de cobre en el mercado que presionará al alza los precios, porque en el período intermedio ingresarán varios proyectos y la demanda china está aún débil. Anglo American dice que los propios analistas proyectan una volatilidad en los precios durante los próximos 12 a 18 meses, pero que los fundamentos del cobre son sólidos. Antofagasta prevé un repunte del valor del metal rojo, pero hace ver lo difícil que es precisar cuándo ocurrirá. Esta compañía señala: “El mercado espera que en el mediano plazo los precios se mantengan en estos niveles y que este bajo ciclo dure algunos años”. No obstante, agrega: “China va a seguir siendo el principal consumidor del mundo, su consumo retomará el crecimiento y hay otras regiones como India y el Sudeste Asiático que tendrán un crecimiento de consumo atractivo”.

La crisis de la industria se ha dejado sentir en los países mineros a nivel macroeconómico. Esta semana se supo que Canadá cayó en recesión técnica, luego de dos trimestres consecutivos de contracción de su economía, y Australia registró entre abril y junio una expansión de su PIB de solo 0,3%.

Fuente: Economía y Negocios Domingo, El Mercurio