Este jueves, Goldman Sachs, el banco de inversión estadounidense, afirmó que el precio de las materias primas podría sufrir otra fuerte caída.

Eso podría deberse a que el ajuste en los suministros de los productores de energía, metales y agrícolas sigue siendo insuficiente ante la debilitada demanda de consumidores clave como China, afirmó.

Según Sachs, hay señales de que los productores de petróleo en Estados Unidos y algunos miembros de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) podrían recortar su bombeo, lo que podría ayudar a equilibrar el mercado para fines de 2016.

No obstante, en una nota para sus clientes, los diversos analistas de Goldman escribieron que la reacción del sector podría ser más lenta, por lo que la llegada de un equilibrio podría prolongarse aún más.

“Por tanto, el precio de las materias primas debe operar por debajo de los niveles actuales aún más tiempo para sostener el ajuste emergente y corregir el exceso de suministro actual”, señalaron los analistas.

La previsión a tres meses del banco para el crudo en EE.UU. y el Brent es de US$38 y US$43 por barril, respectivamente, frente a los US$40,76 y US$44,43 por barril actuales.

Para de 2016 el banco previó el cierre del petróleo estadounidense en US$52 por barril, aunque advirtió que en el trayecto hay una alta posibilidad de que la acumulación de inventarios siga deteriorando la capacidad de las empresas.

La demanda de materias primas también decepcionó por la debilidad de los mercados emergentes, que golpearon el consumo de cobre y mineral de hierro en particular, según Goldman Sachs.

“Los ajustes del suministro siguen siendo insuficientes hasta la fecha y la demanda ha hecho poco para contrarrestar este leve ajuste de la demanda o sufrió declives directamente”, indicaron. “Los riesgos de una fuerte caída siguen siendo altos”.